miércoles 5 de octubre de 2022
Perfil

Boris Johnson | Malvinas es un síntoma del Síndrome de Alberto F.

PODCASTS | Por Edi Zunino | 24 de December 12:23

Antes de que Aristóteles, Polibio y Galeno le dieran un sentido médico para identificar bajo una misma enfermedad la suma de un conjunto de síntomas, el término de origen griego “síndrome” quería decir “concurso o reunión tumultuosa de gente” o “alboroto causado por una multitud”. Parece mentira, pero el británico Boris Johnson está padeciendo el mismo mal que su colega argentino, Alberto Fernández: atraviesa su peor momento político y el último desencadenante fue el descubrimiento de una reunión festiva en la sede del gobierno, en mayo del año pasado, cuando se habían impuesto severas restricciones a la actividad social por la pandemia.

Según una encuesta de Ipsos Mori difundida este lunes, 6 de cada 10 adultos británicos piensan que Johnson no seguirá siendo primer ministro a finales de 2022. La encuestadora sostiene que “el creciente enfado de la opinión pública por las informaciones sobre la celebración de reuniones y fiestas por parte de miembros del Gobierno cuando el Reino Unido estaba bajo confinamiento el año pasado ha suscitado dudas sobre la autoridad de Johnson dentro de su Partido Conservador”.

En ese contexto –agravado por cosas más de fondo, como que el Brexit no le viene saliendo nada bien a los ingleses- hay que poner el irónico saludo navideño que acaba de mandarles a los kelpers el despeinado primer ministro. Les dijo que, a casi 40 años de la “invasión argentina”, se consolida la una “soberanía inviolable” que fue “reconocida incluso por la Federación Internacional de Tenis de Mesa”. ¡Mirá vos!

Más que a los habitantes de Malvinas, Johnson les habló a los votantes conservadores y al británico medio, que sigue dándole bolilla a lo que el historiador marxista Eric Hobsbawm definió hace casi cuatro décadas como “la causa nacionalista y patriótica que Inglaterra había perdido” hasta 1982. Es lo que el periodista y escritor John Carlin –que conoce muy bien la Argentina, porque empezó su carrera en el mítico “Buenos Aires Herald”- llama “trastorno de superioridad inglés”, que llevó a preferir que se abandone Europa y a seguir valorando el sentido imperial de pequeños territorios semipoblados a miles de millas, pero donde anclan imponentes portaviones de tres cuadras de largo. Nota no tan al margen: Camilla Parker, la esposa del Príncipe de Gales, saludó “a los valientes soldados que recibirán la Navidad en aquellas islas azotadas por el viento”.

El asunto es que los malvinenses se cuentan entre los más preocupados por la salida de la Unión Europea, porque le venden pescado y carnes, que ahora están gravados con cuantiosos aranceles. Los críticos de Johnson en su país deslizan que, si piensa que un chiste va a reconquistarlos, está mirando otro canal. Pero bueno, nos queda el consuelo de que la estupidez política es un mal de muchos a nivel global.  

 

por Edi Zunino

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario