domingo 16 de mayo de 2021
Perfil

BANI: el nuevo escenario donde se desarrollan los negocios

PODCASTS | Por Julieta Colella | 14 de April 18:15

¿Cómo podríamos sintetizar, en una sola palabra, el contexto que estamos viviendo y en el que se llevarán adelante los negocios en los próximos tiempos?

En el mundo empresarial, siempre se intenta asignar un término genérico a cada uno de los fenómenos que ocurren. Pero, como todo cambia, hasta los paradigmas para enfrentar el cambio también se modifican. Cuando nos enfrentamos a una velocidad insólita en los ciclos de transformación, como a la que nos venimos enfrentando desde el desembarco de la pandemia, se vuelve indispensable comprender los modelos de referencia que nos permitan proyectar.

Estamos en un tiempo en el que confluyen -entre muchos otros inconvenientes- la pandemia, los desajustes políticos y los desastres climáticos. Los enfoques que se han ido desarrollando a lo largo de los años para reconocer y responder a las perturbaciones comunes parecen cada vez más inadecuados o insuficientes, por lo que se ha sugerido generar un nuevo método para comprender la forma que toma esta era de caos.

Venimos del término VICA, el cual describía contextos volátiles, inciertos, complejos y ambiguos. Pero resulta que esta noción no resulta del todo representativa para los desafíos que estamos enfrentando hoy.

Entonces, es así como surge un nueva o complementaria forma de describir el escenario actual, mediante el término BANI: Bien frágil/quebradizo (Brittle), Ansioso, No Lineal, Incomprensible. La propuesta es para enmarcar mejor y poder generar las preguntas apropiadas al estado actual del mundo. Sugiere que muchos de los desajustes que están desarrollándose actualmente son tan sorprendentes que terminan siendo completamente desorientadores. Su simple manifestación no solo incrementa el estrés que experimentamos, sino que lo multiplica. Ahí lo disruptivo, que nos deja sin el kit de herramientas para enfrentarlo. Soluciones del pasado ya no nos resultan útiles ni significativas.

Por lo tanto, analicemos en detalle cada uno de los componentes del contexto BANI

B: Bien frágil, quebradizo
Cuando tenemos recursos que son bien frágiles, los tendemos a cuidar mucho. Los mismos sobreviven mientras esa barrera impide el ingreso de cualquier factor que los impacte negativamente. Sin embargo, cuando ese potencial se convierte en realidad, no solo se rompe, sino que se quiebra en mil pedazos. Los sistemas frágiles son sólidos hasta que dejan de serlo. Esa ilusión de fortaleza, se puede destruir en un segundo.

A: Ansioso
La ansiedad es un estado de agitación, de inquietud, de angustia. Es estar preocupados y tener mucho miedo ante situaciones cotidianas. Es tratar de traer a hoy problemas de mañana, e intentar que se resuelva todo rápido. El gran tema que tenemos hoy, es que esa ansiedad conlleva una sensación de impotencia, el temor de que no importa lo que hagamos, siempre será lo incorrecto. Estamos ansiosos por saber qué es lo próximo que va a pasar y nos damos cuenta que lo que es novedoso rápidamente se convierte en obsoleto y tenemos pánico a no estar informados de cada tema, cada minuto. Atención porque sobre-abundancia informativa nos podría generar más ansiedad y mayor desconcierto.

N: No lineal
Estamos acostumbrados a que causa y efecto estén relacionados, entonces cuando nos enfrentamos a fenómenos que no lo están, nos desestabilizamos. Pequeños hechos pueden desencadenar grandes consecuencias o bien puede haber un desfasaje muy grande entre el origen y la secuela. La exponencialidad, precisamente, nos depara este tipo de situaciones y el COVID-19 fue una muestra bien clara de este tipo de desarrollo poco explicable o entendible para cada uno de nosotros. La desproporcionalidad de las consecuencias nos sorprende y nos genera apresuramiento o nos deja inmóviles.

I: Incomprensible
Justamente por lo que venimos desarrollando es que todo esto nos resulta imposible comprender. Vemos diferentes hechos que escapan a nuestra capacidad de entendimiento, con los patrones habituales y con los recursos internos que disponemos.
Tal vez, lo que resulta enigmático hoy, pueda develarse en el mediano o largo plazo. O aquellos misterios que intentamos descubrir con los paradigmas y las interconexiones que podemos realizar no sean suficientes. Al ser frágil, estar ansiosos por encontrar la solución y ser no lineal se torna impenetrable y lo hace más frágil aún, nos pone más ansiosos y provoca menor linealidad.

¿Cómo enfrentar a los desafíos que nos propone el BANI?

Sin dudas, estamos ante una nueva era, y es allí donde deberíamos proponer que la extrema fragilidad podría enfrentarse con el desarrollo de la resiliencia – y podríamos agregar creatividad. A la ansiedad se la puede aliviar a través de la empatía y la atención plena, complementando con visión y compasión. La no linealidad requiere contexto y flexibilidad, a la que podríamos adicionar agilidad emocional, mental y de aprendizaje. La incomprensibilidad demanda transparencia e intuición, a lo que le sumaríamos agudeza y velocidad. Desde ya, consideramos que la serenidad y la humanidad más la apropiada utilización de datos y tecnología complementan el set de habilidades requeridas.

por Julieta Colella

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario