viernes 24 de junio de 2022
Perfil

“Acá, el kirchnerismo son oligarcas, terratenientes y empresarios”

PODCASTS | Por Edi Zunino | 28 de September 11:17

Alejandro Vilca es jujeño. Diputado provincial, para más datos. Trabajó de todo, pero lo que más tiempo y experiencia le llevó es la recolección de residuos. En las PASO del 12 de septiembre sacó el 23% de los votos, una revelación a nivel nacional que, según algunos análisis, lo equipara con el caso de Javier Milei en la Ciudad de Buenos Aires. Aunque Vilca es del Frente de Izquierda y Milei nada que ver, parecen abrirse espacio las propuestas por fuera de la política más tradicional. En una de las notas que le hicieron a Vilca me llamó la atención una frase que no escuchaba, seguro, desde años antes de que terminara el siglo pasado: “A mí el marxismo me cambió la vida”, dijo Vilca y le pregunté a él por qué el marxismo le puede cambiar la vida a alguien que vive en el Siglo XXI y además, en Jujuy. Esto me dijo:
“Porque le dio bases científicas a esa rebeldía, a esa bronca o a ese instinto de entender las contradicciones y las injusticias de este sistema. Creo que a través del marxismo, de la teoría del socialismo anti capitalista le encontré un sentido a por qué sucedía eso y a cómo cambiarlo”.

La cuestión es por qué cree que sacó tantos votos la izquierda y su explicación se relaciona, cuándo no, con lo que pasa en el peronismo:
“Es porque el PJ y el Frente de Todos están íntimamente ligados al Gobierno. Entonces, la gente necesita una oposición. El kirchnerismo por ahí es una cosa en Capital Federal y en las grandes ciudades y es otra cosa en el interior. Acá, el kirchnerismo es la vieja estructura del viejo PJ. Gente que es de la oligarquía, terratenientes, empresarios, entonces no hay mucho para mostrar desde ahí. Si se quiere, lo más de izquierda que pudo tener el kirchnerismo acá fue Milagro Sala. Hoy, el kirchnerismo son empresarios del tabaco y otros y han sido los principales cómplices. Entonces, la gente no ve que haya nada de progresivo en el PJ”.

Alejandro Vilca vive en Alto Comedero, que es un mundo aparte en Jujuy. Un mega dormitorio popular donde ya hay más de 100.000 habitantes y donde centraron su actividad Milagro Sala y su agrupación Túpac Amaru. La pregunta es por qué, con el mismo origen social y la misma base social, la izquierda y la Túpac siempre confrontaron. Esto me dice Alejandro Vilca:
“No tenemos ningún contacto con Milagro Sala, porque ellos son del PJ, del Frente de Todos, del kirchnerismo. Ellos tenían su propio partido: Soberanía Popular. Fueron impulsores de la campaña de Eduardo Fellner, que fue un gobernador del PJ que iba con Cristina. Son gente del PJ, que nos gobernaron mucho tiempo y fueron bastante represivos. Nosotros tenemos bastantes diferencias políticas por eso, nosotros mantenemos nuestra independencia de clase. La base social es la misma, claro, pero hay que ver cómo funciona acá el clientelismo. Acá hay mucha necesidad y antes eran los punteros políticos los que hacían asistencialismo, después, con Milagro Sala, lo empezaron a hacer los movimientos de desocupados. A la vez, lo convertían en obras… Y eso estaba bueno para mucha gente, que iba durante años al Instituto de Vivienda y no conseguía nunca una casa, pero en las cooperativas se empezó a poder acceder. Distintas cooperativas, entre ellas, las más funcionales al gobierno como la Túpac Amaru. Que cumplió un rol paraestatal, porque el Estado no hacía obras y lo hacían ellos. Eso seles reconoció, acá en Alto Comedero hicieron un montón de obras. Ahora, cuando cambió la gobernación y vino Gerardo Morales, él quiso eliminar a todos los movimientos de desocupados y en esa campaña de persecución también cayeron todos los opositores, movimientos de desocupados, dirigentes sindicales, cayeron todos, incluso nosotros tenemos compañeros que tienen causas abiertas. Ante eso, nosotros no nos pusimos del lado de Milagro Sala, sino contra las persecuciones sociales”.

Vilca es diputado provincial desde 2017 y si repite los números de las PASO, puede ser diputado nacional desde el próximo 10 de diciembre. Le pregunto para qué sirve, según su experiencia personal, un diputado de izquierda. Y esto dice él:
“Un legislador de izquierda, acá, a nosotros, nos ha servido para destapar ollas y desenmascarar negociados. Los entretelones no se cuentan… A ver: concesiones de tierras a los amigos del Gobierno, negocios comunes entre radicales y peronistas, acomodos de familiares… Acá, Gerardo Morales acomodó a más de veinticuatro familiares en altos cargos y con jugosos sueldos… A ver: entrega de tierras, ¿a las familias más pobres? No. A los grandes ingenios, a las mineras que son multinacionales. Negocios comunes… Hay un caso que denunciamos nosotros y también un miembro del Tribunal de Cuentas de la Provincia: el Gobierno,l en medio de la pandemia, contrató a empresas tercerizadas para hacer tests y contratar camas. ¿A quién contrató? A empresas de diputados del PJ. Tenés un negocio ahí que los entrelazaba. Un fiscal se animó a investigar y lo echaron. Eso pasa muchísimo. Un diputado sirvió para mostrarle a la gente lo que está pasando en la provincia”.

Un recolector de residuos que asegura leer a Marx, a Engels, a Trotsky y a tantos más puede llegar al Congreso Nacional. Asegura Vilca que, en Alto Comedero, el megabarrio popular jujeño donde lo conocen bien, todavía nadie le advirtió los peligros de la fama y las luces del centro.

por Edi Zunino

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario