martes 4 de octubre de 2022
Perfil

La Argentina en el top 10 de los países menos seguros para los inversores

ECONOMíA | Por Julieta Colella | 19 de March 10:37

El día de ayer se cumplió un año del anuncio del inicio de la cuarentena en nuestro país, y el presidente Alberto Fernández nos sorprendió por la tarde con una cadena nacional para, entre otras cosas, alertar sobre los problemas que continúan con la pandemia y para pedir reforzar cuidados al estar en las puertas del otoño y con miras hacia el invierno, ante una eventual segunda ola de COVID. 

Fue categórico al decir que para hacer frente a lo que se pueda venir seguirán un plan que incluye dos dimensiones: vacunación, por un lado, y cuidados, por el otro. Si bien reconoció que todavía no contamos con las dosis suficientes, dijo ser muy optimistas en que llegarán más vacunas las próximas semanas para ampliar y profundizar la campaña de inmunización.

Con respecto a los viajes al exterior, Alberto Fernández dijo que está totalmente desaconsejado viajar al exterior, e hizo especial hincapié sobre la peligrosidad de nuevas cepas de COVID-19 que circulan en otros países. 

Con respecto al turismo internacional, algo que están haciendo las restricciones, es reducir el déficit turístico de nuestro país, el cual durante al año 2020 se redujo al 66,5% interanual. Tengamos en cuenta que el déficit turístico, es decir que salgan más argentinos al exterior que los turistas internacionales que ingresan a nuestro país, es una vía de escape de las reservas, por lo que podríamos decir que la pandemia está conteniendo la pérdida de reservas por turismo, y que una normalización de los viajes al exterior generaría mayor presión sobre las reservas del Banco Central. 

Como si no fuera poco entre las declaraciones de nuestros mandatarios, y algunas discusiones internas que se hacen públicas, la reconocida revista internacional The Economist fue contundente con Argentina. La revista analiza permanentemente la situación económica y política mundial a través de una variedad de informes. En su trabajo más reciente, el cual trata sobre el riesgo de inversión en América Latina ante las medidas tomadas por el COVID-19, fija a la Argentina en el top 10 de los países menos seguros para los inversores.

El informe se centra en tres puntos que se estudiaron considerando el impacto de la pandemia en América Latina: riesgo político, riesgo económico y riesgo político de las inversiones, y, para variar, Argentina se encuentra alto en el ranking en casi todos los indicadores. 

En parte lo que sucede es que Argentina se vuelve un país inviable, tanto para la inversión de los locales como de los extranjeros, entre un impuesto a la riqueza que parte de una tasa del 2% sobre el total de los activos, impuesto a las ganancias del orden del 40%, bienes personales con un piso del 0,75% (una probable suba de alícuotas para el año 2021), más una inflación proyectada del 45% anual con balances que no se pueden actualizar por inflación. A su vez, todo esto sin contar las inmensas regulaciones, elevados costos de logística e impuestos a la exportación, tipo de cambio desdoblado y fuertes restricciones a la salida de capitales.

Es tan grande la desconfianza en la clase política, no solo en Argentina, sino a nivel mundial, que las criptomonedas se han convertido en una excelente opción de inversión. El Bitcoin, antes de que los demócratas ganaran la presidencia, tenía una capitalización de mercado inferior a los U$S 300 millones. Cuando ganó Biden y logró mayoría en las dos cámaras legislativas, la capitalización del Bitcoin se duplicó a U$S 600 millones, y una vez lanzado el plan de estímulo, alcanzó los 1,08 billones actuales. Si todo continúa a este ritmo, no sería descabellado que esta criptomoneda llegue a valer U$S 80.000 antes de fin de año. En la actualidad, cotiza en torno de los U$S 58.000.

 

por Julieta Colella

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario